Sería muy acertado comenzar el artículo diciendo que "para gustos, colores", puesto que en este caso la iluminacion led nos ofrece una gama de variedades en cuanto a tonalidades que nos permiten adaptar cada estancia a nuestro gusto, otorgando una diferenciación de estilos dependiendo de la zona donde nos encontremos.

En los últimos años, los tonos cálidos en la iluminación para restaurantes y terrazas se han impuesto de manera clara sobre los tonos fríos, puesto que logran en los clientes una excelente sensación de acogimiento y bienestar. Seguro que muchos de vosotros habéis notado este cambio en nuevos establecimientos o bien en aquellos que han hecho reformas y han optado por instalar bombillas led que emiten una luz anaranjada que ayuda a la decoración del entorno.


CUÁNDO INSTALAR BOMBILLAS LED FRÍAS

Ambas opciones son buenas y no debemos descartar ninguna, ya que la luz blanca o “fría” puede resultar muy práctica, mucho más que la cálida, en multitud de lugares como cocinas, aseos, lugares de trabajo, aulas, tiendas, fábricas, etc., donde los tonos de las paredes y mobiliario tienden a ser por lo general más pálidos.

Pero gracias a la variedad de la que disponemos hoy día en las tiendas de iluminación led, no es necesario decidirse obligatoriamente por estas dos opciones, ya que el rango de tonos es amplio, por lo que siempre podemos decantarnos por luces con tonos neutros que cuban nuestras necesidades en todo tipo de ámbitos.

Podríamos concluir afirmando que, yéndonos a los extremos, disponemos de una iluminación cálida que aporta un plus a la decoración de locales, hogares o terrazas; otro tipo de iluminación fría que nos aporta más claridad y practicidad a la hora de desempeñar tareas y por último una luz blanca intermedia, que no tiende ni al azul ni al amarillo y que puede emplearse en cualquier lugar sin hacer distinciones de ningún tipo.

En cualquier caso el mundo de la iluminación es muy personal, por lo que cada cual debe optar por adaptarla a su idea, su gusto y su estilo, sabiendo sacar provecho a la enorme variedad que tenemos a nuestra disposición.